top of page

ADN resuelve crimen después de 30 años

Carlos Graterol

18 de oct de 2023

Las pruebas iniciales apuntaron a un motivo sexual detrás del crimen, pero a pesar de los esfuerzos de la policía en ese momento, el caso se mantuvo en la sombra durante años

Leer más: Donald Trump si gana la presidencia prohibirá entrada de refugiados de Gaza a EE. UU.

Durante más de tres décadas, la familia de Teresa Lee Scalf ha vivido con el dolor de un asesinato sin resolver. En 1986, Teresa, una enfermera de 29 años, fue víctima de un brutal ataque en su hogar en Lakeland, Florida, que le costó la vida. Las pruebas iniciales apuntaron a un motivo sexual detrás del crimen, pero a pesar de los esfuerzos de la policía en ese momento, el caso se mantuvo en la sombra durante años. Sin embargo, en 2022, un rayo de esperanza iluminó el oscuro misterio del asesinato de Teresa Scalf. Los investigadores se asociaron con el laboratorio Othram, especializado en genealogía forense, (identificación genética) y se centraron en una muestra de sangre recopilada en la escena del crimen en 1986. Utilizando tecnología de vanguardia, pudieron rastrear a posibles parientes del asesino, lo que finalmente llevó a la identificación del culpable. El camino los condujo de regreso a Lakeland y, finalmente, a la familia Douglas. Al obtener una muestra de ADN de un hijo de Donald Douglas, ya fallecido, los detectives realizaron un análisis genético y confirmaron una relación biológica padre-hijo con un 100 % de confianza. Donald Douglas, quien tenía 33 años en el momento del asesinato, fue identificado como el responsable. A pesar de la resolución del "quién", el "por qué" sigue siendo un misterio que perdura desde hace 37 años. La familia de Teresa Scalf, que ha esperado pacientemente durante décadas en busca de justicia, finalmente tiene respuestas, aunque el dolor de perder a un ser querido en circunstancias tan trágicas nunca desaparecerá por completo.

Teresa Scalf era recordada como una enfermera dedicada y una madre cariñosa. Su madre, Betty Scalf, quien encontró el cuerpo de su hija en ese fatídico día, llamó al departamento de policía después de encontrar un imán con el número de emergencia en la nevera de la casa de su hija, ya que el 911 no era universal en 1986. La familia Scalf expresó su profundo agradecimiento a las autoridades por su incansable búsqueda de respuestas. Este avance en el caso representa un cierre para la familia Scalf y un paso importante hacia la justicia después de décadas de incertidumbre. Fuente: CNN


inSouth Magazine 8 años exaltando los valores de nuestra comunidad Latina. Síguenos en nuestras redes sociales como: @insouthmagazine en Instagram. 

¡inSouth Magazine siempre contigo! 

  

Seguir leyendo… 


bottom of page