top of page

Dormir con el móvil: un peligro silencioso

Carlos Graterol

5 de jul de 2024

Para evitar estos problemas, se recomienda no usar el móvil antes de dormir, reducir el brillo de la pantalla y utilizar modos nocturnos que cambian a tonalidades rojizas. Así, se puede mejorar la calidad del sueño y, en consecuencia, la salud general

Leer más: Consejos útiles para empacar de manera eficiente para las vacaciones


El hábito de dormir con el móvil bajo la almohada puede tener consecuencias negativas para la salud, aunque no por la radiación, sino por la luz que emiten estos dispositivos. Los seres humanos están regulados por el ritmo circadiano, un reloj biológico influenciado principalmente por la luz. Este ritmo controla la producción de melatonina, una hormona crucial para inducir el sueño.


La luz azul, emitida por móviles y tablets, es especialmente problemática. En la naturaleza, esta luz está asociada con el cielo diurno y suprime significativamente la producción de melatonina. Estudios del Centro de Investigación Lumínica de Nueva York han demostrado que la luz artificial puede interrumpir la secreción de melatonina, especialmente cuando la intensidad es alta. Esta interrupción altera el ritmo circadiano y disminuye la calidad del sueño.


La falta de sueño adecuado puede tener graves consecuencias para la salud. Según la Organización Mundial de la Salud, reducir una sola hora de sueño puede dificultar la concentración y aumentar la toma de decisiones incorrectas. Además, la falta de sueño está relacionada con enfermedades neurológicas y metabólicas, cáncer, diabetes y problemas cardiovasculares.


Investigaciones del Instituto de Farmacología y Toxicología y Neurociencias de Atlanta han encontrado una relación entre el uso de dispositivos electrónicos en la cama y la mala calidad del sueño. Por otro lado, un estudio del Barcelona Institute for Global Health sugiere que usar el móvil por la noche está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de próstata y mama, aunque esta relación se debe más a la falta de sueño que a la radiación electromagnética.


Además, la luz azul podría dañar los ojos, según un estudio de la Universidad de Toledo, Ohio, aunque se necesita más investigación. Para evitar estos problemas, se recomienda no usar el móvil antes de dormir, reducir el brillo de la pantalla y utilizar modos nocturnos que cambian a tonalidades rojizas. Así, se puede mejorar la calidad del sueño y, en consecuencia, la salud general. Fuente: Xataka

 

inSouth Magazine 8 años exaltando los valores de nuestra comunidad Latina. Síguenos en nuestras redes sociales como: @insouthmagazine en Instagram.

 

¡inSouth Magazine siempre contigo!

 

Seguir leyendo…

bottom of page