Carmen María Cermeño.- El domingo 31 de agosto de 1997 el mundo se levantó con una de las peores noticias que podía recibir: Diana Spencer, princesa de Gales, había fallecido en un terrible accidente de tránsito en la ciudad de París.

Diana iba acompañada de su actual compañero sentimental, el empresario egipcio Dodi Al Fayed, el chofer Henri Paul y el guardaespaldas Trevor Rees-Jones. A su lado venían un montón de paparazzis que los perseguían volviendo esta, otra noche típica en la vida de la mujer que estuvo casada con el próximo Rey de Inglaterra, el principe Carlos.

Desde 1981 hasta 1997 Lady Di, como fue apodada cariñosamente por los ingleses, fue la portada de todos los medios de comunicación. Su cabello, su ropa, su belleza, sus gestos y su bondad eran protagonistas de los diarios.

Hoy, a 20 años de su partida, la recordamos con el mismo cariño que la hizo inmortal en todos los corazones.

 

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *